SUMI-E

Sumi-e o Suiboku (墨絵; también “水墨画;” suibokuga’)Bethsana_Pintura-Sumi-e

Sumi-e (墨絵) es una disciplina creativa, se caracteriza por ser una pintura monocromática  a tinta. Se desarrolló en China durante la dinastía Tang (618 – 907) y se implantó como estilo durante la dinastía Song (960 – 1279). Fue introducida en el Japón a mediados del siglo XIV por monjes budistas zen y creció en popularidad hasta su apogeo durante el Período Muromachi (1338 – 1573). Se dice que su maestro más talentoso  fue Sesshu, a mediados del siglo XV.

En la misma época hubo también  otros pintores  famosos en Japón como Tensho Shubun (1414 – 1463) . En la misma época otros pintores famosos como Kanô Eitoku (1543 – 1590) y Hasegawa Tôhaku (1539 – 1610) que intentaban expresar la vida espontánea, de acuerdo a principios zen.

Técnica de pintura Sumi-e

Otra cosa muy importante es que la pintura japonesa no permite retoques o modificaciones posteriores, la pincelada realizada es permanente. Se caracteriza por ser una expresión basada en interiorizar el espíritu propio de la naturaleza en expresiones puras y de carácter depurado. El trazo debe ser muy seguro, pues en la espontaneidad y la agilidad del artísta reside el trazado con el fude (pincel) sin vacilación alguna.

El artista de sumi-e utiliza sólo tinta negra y a veces color para dar una expresión concreta. La tinta presentada en barritas sólidas, que se frotan sobre una piedra porosa y lisa, mientras se va mezclando agua, hasta obtener la intensidad deseada. Estas barritas son un compuesto de carbón de leña -de pino o bambú-  mezclado con  alcanfor y cola; si se añeja por  tiempo prolongado la tinta adquiere un tono imposible de imitar. A la tinta se le agrega agua y se mezcla pacientemente durante media hora en movimientos circulares hasta formar una tinta cremosa, que luego se ha de utilizar más o menos aguada y permitirá lograr infinidad de grises o negro puro. Es también el tiempo para el metsuke (ejercicio de concentración), el artista focaliza y centra su mente, se prepara mentalmente para liberar la expresión interna de su ser, armonizando mente, espíritu y corazón en un solo un punto, el presente.

El arte de la pintura sumi-e  apunta a  captar la  esencia del objeto (lo invisible) eliminando la fachada externa, lo formal, es un lenguaje que trata con captar el espíritu e interiorizarlo en espontáneos y simples trazos cargados de vida.

Talleres a partir de 5 alumnos, reserva tú plaza en acbokamibushidojo@gmail.com

Anuncios