DEFENSA PERSONAL

¿PORQUÉ ESTUDIAR DEFENSA PERSONAL?
La defensa personal nos enseña a no ser violentos y mantener la calma, a saber defendernos de las agresiones y a mantener el control en situaciones extremas.
La autodefensa no constituye solamente un conjunto de técnicas mecánicas marciales, sino que pretende formar en la persona una actitud positiva, calma y alerta, con control corporal, mental y espiritual ante la vida.
Porque en tiempos violentos como en los que vivimos nadie está exento de ser víctima de un ataque, de un agresor, ya sea conocido o desconocido. Porque creemos que un ser humano, debe estar capacitado como mínimo para sanar (primeros auxilios), cuidar un niño, alimentarse, respetar otras personas o especies, defenderse y defender a su entorno familiar (tal cual lo hacen todas las especies animales).

El recurso más efectivo es siempre evitar el enfrentamiento, especialmente aquel que conlleva la agresión física, dado que el resultado de todo enfrentamiento es incierto. No obstante, cuando no hay otra solución mejor se debe afrontar con decisión.

El factor sorpresa es un recurso táctico fundamental que debemos tener de nuestra parte.

A mayor distancia del agresor y de cuanta más movilidad dispongamos mayor seguridad.

Debemos utilizar cualquier recurso disponible que resulte efectivo: correr, gritar, utilizar objetos como armas, etc.

La destreza en la defensa personal depende del grado de práctica continuada, de su contenido y de las limitaciones personales.

La aplicación real de las habilidades asimiladas se llevará a cabo, generalmente, en circunstancias estresantes, por lo que requiere del suficiente hábito práctico como para que se ejecute como un acto reflejo.

Más información en acbokamibushidojo@gmail.com

Anuncios